domingo, 26 de junio de 2016

El brexit, un paso necesario para el reseteo.



                                                                           


Lo que en 1588 no consiguió Felipe II  con la “Armada Invencible”, terminar con el dominio mundial de Inglaterra están a punto de conseguirlo los políticos británicos al llevar a cabo referéndums que sólo podían dar lugar a la descomposición del Reino Unido.

                                                          

Y me explico, la victoria del brexit producirá unas consecuencias realmente desastrosas para la continuidad de la pérfida Albión, consecuencias no relacionadas tanto con cuestiones económicas, comerciales o de seguridad  (tal y como nos pretenden hacer creer  los medios de  desinformación) como con cuestiones de poder financiero y político a una escala global.
No hay que perder de vista que antes de este referéndum se celebró otro  en septiembre del 2014 para preguntar al pueblo escoces si quería o no continuar formando parte de Gran Bretaña.  El resultado del referéndum escoces resultó favorable a la continuidad de Escocia en el Reino Unido.
 Ahora bien, uno de los argumentos fundamentales que se utilizó e influyó determinantemente en la población escocesa para apoyar la continuidad de Escocia en Gran Bretaña consistió en señalar que si Escocia se independizaba de Gran Bretaña automáticamente dejaría de formar parte la Unión Europea, con lo que la economía escocesa sufriría un golpe que difícilmente podría soportar, ya que sus comercio con Europa y en especial con el Reino Unido dejarían de existir, además de no recibir más ayudas económicas de la UE.
Ahora bien, este argumento ha resultado ser para Gran Bretaña un caramelo envenenado, puesto que si le sirvió para  vencer en aquel referéndum y para que Escocia continuase formando parte del Reino Unido ahora se ha vuelto contra la unidad política y territorial de la Gran Bretaña.
Pero ahora que ha vencido la opción de que el Reino Unido abandone la Unión Europea, y que en poco tiempo comenzarán los primeros pasos para poner en marcha la desconexión, la principal razón que se vendió al pueblo escoces para la permanencia en Gran Bretaña desaparece. Y de este modo los nacionalistas escoceses solicitan que se realice un nuevo referéndum dado que la situación ha cambiado radicalmente.
                                                          

La solicitud escocesa para que se realice un nuevo referéndum con el fin de abandonar el Reino Unido será sólo la primera, puesto que otros territorios que forman parte de  UK y que tienen identidad nacional e historias propias van a solicitar lo mismo.
El siguiente en hacerlo será Irlanda del Norte, que sin duda ha sido y está sometida por la fuerza de las armas británicas, amén de verse la parte católica de la población sometida a una discriminación de facto.
                                                         


El siguiente paso podría darse en Gales aunque un resultado favorable a la salida del Reino Unido  está mucho más en entredicho que Escocia e Irlanda del  Norte.
Pero no acaba aquí la cosa, puesto que ya algunos países que en la actualidad forman parte de la Unión Europea tienen intención, al menos así lo pide parte de la población, de convocar referéndums para consultar sobre la continuidad o salida de la UE. Estas solicitudes  aparecen fuertemente en Francia, Dinamarca, Austria y otros países europeos más.
El    resultado afirmativo del brexit resulta muy positivo para nosotros los españoles, ya que la colonia que la pérfida Albión  mantiene en el Peñón de Gibraltar legalmente pasará a estar sometida exclusivamente a lo que señala en Tratado de Utrech, sin que la Unión Europea pueda inmiscuirse obligando a nuestro país a mantener la  verja abierta o a permitir la entrada de mercancías  a través de  nuestro territorio. Es decir, que si, tal y como el Tratado de Utrech señala, se rompe todo comercio por tierra y se cierra la verja, Gibraltar terminará cayendo como fruta madura pues difícilmente Inglaterra podrá invertir durante mucho tiempo la ingente cantidad de libras precisas para ello.

                                                        

Todo lo hasta aquí señalado muestra como la misma Gran Bretaña podría dejar de existir como tal, aunque ello no significa que el poder financiero absoluto de la City londinense la desapareciese tan facilmente.

                                                 


Todas las consecuencias que se han producido y pueden derivar de los dos referéndums celebrados resultan demasiado previsibles para no haberse llevado a cabo con una concreta intención que se nos escapa.
 Aun reconociendo que entramos en el resbaladizo campo de la especulación, señalaremos  que para poder llevar a cabo el tan traído y llevado reseteo de la economía mundial que promueve la élite blanca (BRICS , especialmente Rusia y China) resulta absolutamente preciso acabar con el control financiero de la City, con el poder de Inglaterra para marcar el precio del oro y con el dominio total que tienen los Rothschild sobre los bancos centrales.


No hay que hacer ningún juego de imaginación para ver como la desaparición de una unión Europea dominada por la banca Rothschild, el paso del poder efectivo sobre el oro a una China que posee las mayores reservas del planeta de este metal
                                                    

 y el dominio de un comercio y funcionamiento financiero mundial a través de los bancos de los BRICS resulta imprescindible para llevar a cabo el reseteo que se pretende. Sólo así se puede entender lo que ahora ocurre y de lo que en no mucho seremos  testigos.

                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario