sábado, 9 de abril de 2016

Europa en peligro a causa de pactos y victorias.


                                                                                 


Estamos asistiendo a como la población aborregada de esta Europa mercantil y usurera que ha renegado de su identidad aplaude inconsciente y bobaliconamente  la “solución” a dos problemas que la acuciaban.
 Esas soluciones son la victoria de las armas sirias sobre los terroristas de Daesh gracias a la ayuda rusa, y  el compromiso alcanzado entre la Unión Europea y el gobierno turco, compromiso que supuestamente servirá para frenar el flujo migratorio que amenaza con desestabilizar nuestro continente. 
                                                             

 Pudiera ser que ambas cuestiones por separado sean positivas, pero ocurre que cuando ambas se suman dan lugar a una situación profundamente negativa. Y es realmente increíble que los dirigentes europeos y sus analistas no tengan consciencia de este hecho.
Ocurre que o la mente de los actuales dirigentes de esta Europa de los mercaderes no da para más o bien que son voluntarios  colaboradores de una estrategia sionista que busca poner fin a la identidad europea, me inclino por esta segunda posibilidad.

                                                               



La aborregada mente de la inmensa mayoría de los que nos rodean  celebra  las dos circunstancias señaladas: la victoria sobre los terroristas en Siria y el tratado con el gobierno radical  turco,  aplauden sin darse cuenta que en no pocas ocasiones la suma de dos cosas positivas dan lugar a otra negativa. El caso al que nos estamos refiriendo es uno de ellos, si en Siria se vence a los terroristas estos escaparán a Turquía,  y gracias al tratado firmado entre la UE y el  régimen turco, que ha apoyado a los yihadistas en Siria, permitirá que miles y miles de terroristas  ingresen en territorio europeo dispuestos a  desatar el infierno en nuestras ciudades.
                                                                    


El Tratado que la Unión Europea ha establecido con el régimen turco de Herdogan supone uno de los más serios peligros que amenazan nuestro continente, y lo es por dos cuestiones: la primera la acabamos de referir al señalar que  permitirá la entrada en territorio comunitario de los yihadistas que han luchado en Siria y  escapan de aquellos que les han vencido en esas tierras, y en segundo lugar porque 77.695.904 personas, de las que el 96% se declaran musulmanes, podrán entrar libremente en territorio europeo, con lo que ello lleva aparejado sabiendo que el radicalismo está fuertemente instalado en gran parte de la población musulmana sunitas turca, que es mayoría.
Lo lógico es preguntarse cómo es posible que si las cosas son así se haya firmado el  acuerdo con Turquía.
                                                                   

Para responder a esa interrogante es preciso tener en cuenta que el  régimen turco es aliado prioritario de los EEUU en Oriente Medio, gracias a lo cual los yanquis mantienen en territorio turco gran cantidad de bases militares que les permiten controlar una zona tan estratégica como es Oriente Medio.
La continuidad de esta alianza se ha mantenido  a pesar de, o quizá gracias a, la actitud turca de apoyo a Daesh al dar paso franco a los yihadistas que acudían a combatir en Siria, de la financiación de los terroristas al comprarles cantidades ingentes de petróleo que estos robaban  en Siria e Irak y al hecho de que el régimen turco es uno de los que Anmistía Internacional señala desde lustros como violador de los derechos humanos.
Los Estados Unidos de Norteamérica llevan décadas presionando a las autoridades comunitarias para que Turquía  pase a formar parte de la Unión Europea, esto a pesar del riesgo cierto que esta entrada entraña para nuestro continente.
                                                              

La presión de los EEUU sobre Bruselas para que la UE incluya a Turquía como Estado miembro de esta sólo tiene en cuenta que los norteamericanos puedan mantener las bases militares en Turquía. A esto hemos de sumarle la participación USA en los planes sionistas de  “mestizar” la población europea para de esta forma acabar con su identidad en pro de un Nuevo Orden Mundial.

De todo esto y de otras tantas cuestiones que en la actualidad nos presentan los medios de comunicación, y refuerzan las autoridades, hemos de concluir que sólo el sentido crítico, la resistencia al pensamiento políticamente correcto y acudir a una información que no esté sujeta a los medios del sistema, meras correas de transmisión del sionismo y la masonería, podrán evitar que nos convirtamos en meros borregos con mente de esponja.

                                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario