lunes, 28 de marzo de 2016

¿Porqué muy pocos judíos mueren de cancer?.



                                                                                                 
Ahora nos vamos a referir  a uno de los genocidios más crueles a la par que desconocidos que en la actualidad se está produciendo. Un genocidio llevado a cabo por los dueños del mundo y que afecta exclusivamente a los los goyim, como denominan los miembros del “pueblo elegido” a los que no pertenecemos a su clan.

                                                                   


 Se trata de la muerte de millones de personas en toda la tierra, pero especialmente en Occidente, originada por la ocultación voluntaria de un tratamiento que combate con éxito el cáncer. Esta ocultación no tiene otra intención que causar la muerte a la población no judía.
Nuestro código penal calificaría ese hecho como omisión del deber de socorro con resultado de muerte, sumado al delito de genocidio.

                                                             


 La Torá respecto de ayudar o curar a no judíos es muy explícita:
“Si vemos que un idólatra (gentil) es arrastrado o se ahoga en el rio, no debemos ayudarlo. Si vemos que su vida está en peligro no debemos ayudarle a él” (Maimonides mishnah, Torah p. 184).
“Aquellos judíos que hacen el bien a los cristianos nunca resucitarán cuando mueran” (Zohar 1, 25b).

Todo esto que en principio pudiera parecer la invención de una mente conspiranóica o el infundio de un furibundo antijudío. Como podrá verse a lo largo de esta entrada no se trata de ninguna de ambas cosas. desgraciadamente  se trata de una realidad que a nosotros nos puede parecer increíble por inmoral y aberrante, pero no es  así para unas mentes y corazones regidos por el Talmud, ya que según éste, los judíos no deben socorrer ni curar a ningún goyim, dado que para el libro sagrado de los judíos, los no judíos somos peores que bestias, somos seres inferiores creados para servirles.
En la Torá se pueden leer lindezas, entre otras muchas, como estas:
“Considera al goyim como un animal bestial y feroz, y trátalo como tal, pon tu celo y tu ingenio en destruirle” (Tomo 3, libro 2, capítulo 4, artículo 5.)
“Vosotros israelitas sois llamados hombres, mientras que las naciones del Mundo no son de llamarse hombres sino bestias” (Baba mezia 114 c1)
“Todos los niños gentiles son animales” ( Yebamoth 98 a).
“Las almas de los no judíos provienen de espíritus impuros y se llaman cerdos” (Jalkut Rubeni Gadol 12b).
“Aunque el no judío tiene la misma estructura corporal del judío  ellos se comparan con el judío como un mono a un humano” (Schene Luchoth Aberith p. 250 b).
“ Los judíos son llamados humanos de condición, pero los no judíos no son humanos. Ellos son bestias” (Baba mezia 114b)
Algo que puede chocar y hacer dudar a muchos es cómo es posible que algo de tal gravedad e importancia no haya sido extensamente expuesto, ni siquiera recogido, por los medios de comunicación social.
La respuesta resulta sencilla puesto que los medios de comunicación más importantes del mundo, en especial las agencias de prensa, están en manos judías y por tanto sometidas a los dictados de este entramado mafioso que está tras el poderío financiero, político y social judío.
Hay otra cuestión que no hay que perder de vista a la hora de comprender esta ocultación por parte de los medios de comunicación, se trata de esa autocensura que provoca el pensamiento políticamente correcto. Un pensamiento que desde la victimización han logrado implantar los judíos, un pensamiento por el cual todo comentario e incluso información que señale acciones negativas de los sionistas será inmediatamente mal vistas y aquel medio que la exponga será tachado de racista y antisemita.
Pero desde hace unos años el control sobre los medios por parte de los lobbys judíos ha dejado de ser total, ahora gracias a los medios alternativos que han surgido en internet, la verdad no se puede ocultar tan fácilmente y salen a la luz realidades como la que ahora nos ocupa.
Comenzaremos aportando unos datos que por si mismos son relevantes:
Según datos aportados por el director del registro nacional del cancer en Israel Dr. Micha Barchana En Israel fallecen alrededor de 150 personas al año por cáncer en Israel , en una población de 7´4 millones de habitantes, equivalente a 0,4 muertos al día, en España mueren  1500, y en Alemania 2450 personas mueren por cáncer , en Austria  55 , en Suiza “sólo”40 .
En Israel seguramente el número de muertos por día sea aún menor al 0,4 arriba señalado, siendo muy probable que la mayoría de las víctimas de cáncer  de esas 150 personas anuales muertas correspondan a personas israelíes no judías. Y esto no es debido a que los israelíes posean algún gen especial que les inmunice, no se debe tampoco a que lleven una vida más sana o a que fumen menos. La diferencia fundamental estriba en el propio tratamiento del cáncer, ya que en Israel se observa al cáncer desde una visión conjunta y se da prioridad a la desintoxicación de alma, cuerpo y espíritu acompañado de una alimentación sana.
El 17 de Octubre del año 2008 se produjo en Noruega un acontecimiento que debería pasar a los anales de la historia de la humanidad por la información que se dio  y lo que ella significaba, “curiosamente”  el acontecimiento paso  desapercibido para los medios de comunicación y por  tanto es desconocido  por la población general y por los que supuestamente conocen en profundidad la realidad.
Lo que aconteció es que el Gran rabino Dr. Esra Iwan Götz firmó un documento en el cual reconocía públicamente que los médicos judíos, y especialmente los oncólogos, mayoritariamente judíos, efectúan dos tipos de tratamientos.

                                                                

A los judíos se les trata según la Nueva medicina Germánica (con una interpretación biológica de la enfermedad) mientras que a los no judíos se les somete al tratamiento oficial de tortura con quimioterapia y morfina.

 Dentro de este especial tratamiento de los judíos que padecen cáncer hay que referirse a la persecución científico-académica que padeció  el Dr.Ryke Gerard Hamer.
En octubre de 1981 el Dr.  Hamer presentó sus investigaciones y descubrimiento sobre el cancer a la Universidad de Tubingen como  tesis post-doctoral, el comité de la Universidad rechazó su tesis y se negó siquiera a evaluar su tesis, pero la cosa no acabó ahí puesto que el tribunal médico le colocó ante la disyuntiva continuar con su tesis o abandonar inmediatamente su trabajo clínico en la facultad.

                                                                     

El hostigamiento al Dr. Hamer continuó en 1986 cuando una sentencia de la Corte le prohibió continuar con la práctica de la medicina, perdiendo su licencia médica porque se negó a  rehusar a sus descubrimientos sobre el origen del cáncer y a  asumir las tesis convencionales  del origen del cáncer.
Desde el año 1986 el Dr. Hamer no tiene derecho a atender pacientes, y dependía  de otros doctores para obtener escáneres cerebrales y registros médicos de pacientes para continuar sus investigaciones. Desde entonces analizó más de 10 000 casos y fue capaz de expandir sus descubrimientos de las cinco leyes Biológicas de la Nueva Medicina Germánica a todas las enfermedades.
Desde entonces la prensa  y la medicina no dejó de atacar sus trabajos y conclusiones.

No olvidemos que esta Nueva Medicina Germánica, o biológica, es la que se está aplicando en Israel con tan excepcionales resultados.
Tras intentar sin éxito publicar sus trabajos tuvo que crear su propia editorial “Amici di Dirk” para de este modo poder hacerlo.
Cuando fue a recoger el primer cargamento de libros le dispararon sin llegarle a dar, el coche con el agujero de bala estuvo en el garaje de su consulta hasta que finalmente la policía de Colonia se lo llevó como prueba, desde entonces el coche desapareció.
Ha habido otros intentos de asesinato, uno de ellos contra su segundo hijo.
Tras ser encarcelado durante 9 meses se le intentó internar en un establecimiento psiquiátrico.
Cuando el Dr. Hamer fue arrestado la policía buscó en sus archivos de pacientes.
Posteriormente, durante el juicio el fiscal se vio obligado a reconocer que después de 5 años 6000 de 6500 pacientes diagnosticados de padecer un cáncer “terminal” continuaban vivos.
El 9 de septiembre de 2004 el Dr. Hamer fue arrestado en su casa de España, y tras  estar encarcelado un año y medio en la prisión francesa de Fleury Merogil fue puesto en libertad en febrero del 2006.
Más tarde se produjo otro incidente que de nuevo puso  de relieve la influencia judía tanto en el ámbito periodístico como en el político.
La periodista colaboradora de la 2 Ana Pena, concreta del programa “ preguntas y respuestas”, sufrió un cáncer de medula.
Buscó curación en terapias alternativas y se puso en manos del Dr. Hamer resultando al poco tiempo curada.
En noviembre de 1994 organizó un programa en el que llevó al plató de Televisión Española al doctor para informar sobre sus descubrimientos. La respuesta de los televidentes fue tremenda colapsando las centralitas preguntando sobre el tema, fue tal la repercusión que se llevó a cabo un segundo programa con similar éxito.
En ese momento el lobby judío  contraatacó  poniendo en antena un tercer programa con el ánimo de desprestigiar al doctor y sus conclusiones.
La periodista Ana Pena había trabajado en Madrid en la cadena Ser y conocía a directivos de Prisa, y a través de uno de ellos supo que este tema del tercer programa desprestigiador no podía ser cuestionado en el Consejo de Dirección puesto que las órdenes venían de “más arriba”. Supo también que el Canciller Austriaco dio instrucciones al Canciller alemán Helmut Kolh y que este tuvo una reunión con el Presidente español Felipe Gonzalez para organizar esa campaña contra el Dr. Hamer y su tratamiento.
Pero este tercer programa resultó un fiasco  puesto que las tres primeras autoridades en oncología españolas fueron incapaces de desacreditad firmemente al dr. Hamer.
                                                          



El dr. Hamer afirma haber sido víctima de una conspiración talmúdico-sionista la cual ha conseguido apropiarse de sus descubrimientos para aplicarla exclusivamente a judíos, condenando con ello a muerte a millones de personas que podrían haberse salvado.

                                                                   

2 comentarios:

  1. El talmud no es la torah (el pentateuco) el la torah estan los diez mandamiento , en el talmud estan las leyes rabinicas

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, y ahí está el problema que los rabinos en Babilonia y en Jerusalén han creado una ideología cristofoba, racista y con una doble moral, una para los judíos y otra para los goyim.

    ResponderEliminar