martes, 1 de marzo de 2016

¿Otra representación?


                                                                                 

Este lunes 29 de febrero, la prensa internacional se ha hecho eco de un  horrible crimen cuya versión presenta a mi parecer toda una serie de cuestiones sospechosas que hacen inverosímil el suceso tal y como los mass media nos lo presentan.
 Por supuesto me estoy refiriendo a la decapitación de una niña de 5 años por parte de una musulmana que la cuidaba, la asesina posteriormente se paseó con la cabeza de la niña junto a una salida de metro de Moscú.

Recapitulemos de una forma un poco más exhaustiva los datos del suceso.
Este lunes una mujer joven de 38 años vestida de negro y con hyjab , de nombre Gyhcheba Bobokuloba originaria de Uzbekistán, se paseó según declaró un testigo durante al menos 20 minutos cerca de la salida  del metro de Oktiábroshoye Pole, al noreste de la capital rusa.
Esta mujer mantenía en alto la cabeza cortada de una niña de 5 años a la par que amenazaba con inmolarse y gritaba: “Allahu Akbar” (Alah es grande en árabe), igualmente gritaba consignas islamistas  y terroristas como “soy una suicida terrorista”o “soy tu atacante suicida”…etc. Según declaró otro testigo a la agencia digital rusa Spuknik,  apareció un policía que trató de acercarse a la mujer pero ella amenazó con inmolarse.
La mujer, que cuidaba de la niña, habría realizado este crimen por una infidelidad de la pareja, del mismo modo habría incendiado el piso en el que se encontraba con la niña decapitada, donde los bomberos encontraron tras sofocar el fuego el cuerpo decapitado de la pequeña, tras ello la mujer habría sido detenida.

                                                           



Todo lo aquí expuesto resulta absolutamente inverosímil pues es una concatenación de cuestiones sin sentido.
En primer lugar resulta  increíble que una persona pueda, y más en una situación de alarma internacional por las acciones terroristas que han ocurrido en Europa y el resto del mundo, pasearse junto a una salida de metro enseñando la cabeza cortada de una niña a la par que gritaba consignas islamistas y amenazaba con inmolarse sin ser inmediatamente  abatida o como mínimo reducida.
Por otro lado nadie puede creer  que un policía se retire y no detenga o abata a la mujer que llevaba una cabeza cortada por que esta le amenazase con hacerse explotar.
El hecho de que testigos hayan señalado que estuvo  andando   libremente con la cabeza en ristre durante veinte minutos es poco menos que increíble.
Y estas dos cuestiones resultan más fantásticas pues es conocida la  contundencia y rapidez de las  actuaciones de la policía rusa.
Nuevamente nos encontramos con algo que parece un  teatro callejero preparado, puesto que lo más normal hubiese sido que la mujer recibiese de modo inmediato neutralizada para acabar con el peligro que resultaba para la población civil. 

                                                         
    

Pero nos encontramos con que  la actuación policial pone de manifiesto que el peligro no era real y que lo que  se pretendía era que la mujer musulmana, procedente de la república musulmana de Uzbekistán para más inri, quedase como la única culpable y la policía rusa como inocente de cualquier actuación expeditiva.


La pregunta surge  de modo inmediato, ¿Cuál sería la finalidad de esta verdadera “representación teatral”?, pues muy sencillo, si algo resulta conveniente al sionismo internacional  es crear un enfrentamiento total entre los cristianos, ortodoxos en este caso, y los seguidores de la media luna.
Tal y como señaló el jefe de los iluminatis  Albert Pike a Giuseppe Manzini, masón grado 33, en una carta de 15 de agosto de 1871, la tercera guerra mundial se desarrollaría entre los sionistas y las fuerzas musulmanas, de este modo ambos se debilitarían totalmente y los Illuminatis podrían instaurar su Nuevo Orden Mundial, con un poder total sobre la población mundial.

                                                        


Todo cuadra y se entiende si tomamos esto en consideración, de otra manera el supuesto crimen no pasa de ser una mala representación.

En Rusia esto movilizará  un enfrentamiento con el mundo musulmán en general pero facilitará  la lucha con la República de Uzbekistán, de mayoría musulmana.

Del mismo modo, esta versión de los hechos podría ser utilizada para que  la participación militar rusa en la lucha contra Daesh en Siria recibiese un apoyo mayor ahora que las víctimas entre los militares rusos, inclusive generales, aumenta y se considera que irá en aumento.  
              
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario