sábado, 5 de marzo de 2016

La censura en internet



                                                                                       

Desde la óptica de la élite sionista, desde esa visión que considera a los goyim (así denominan a todos los que no somos judíos)  meros instrumentos al servicio de su plan de dominación mundial, Internet se ha convertido en un obstáculo que pone en peligro ese Nuevo Orden Mundial en el que esclavizarían a toda la humanidad para desde una dominación judía tiranizarla.
Hasta hace algo  menos de una década, el dominio que los sionistas y sus correas de transmisión mediática ejercían sobre las mentes de los goyim era total, y esto era así dado que los sionistas controlaban los medios de información (agencias de prensa, periódicos, televisiones, distribuidoras cinematográficas, etc.).
De este modo la realidad que la población conocía, e incluso la interpretación de la historia, estaban controlada y dirigida por esa élite judía a la que nos estamos refiriendo.
Manipulando la información, mintiendo directamente o recurriendo a esa otra forma de mentir que es  dar a conocer tan sólo la parte de la realidad que nos resulta favorable,  han logrado crear unas mentes de esponja que como borregos se someten sin pensar a la mentira.
La actitud de los “goyim” había sido la de un total sometimiento a lo que marcaba la ley sionista de lo políticamente correcto.
 Y hasta cierto punto esto era lógico, ya que nuestros contemporáneos no tenían acceso a más información e interpretación que aquella que le era presentada por unos medios de comunicación en manos “del pueblo elegido”.
Pero he ahí que desde hace  una década, y más aún en estos últimos años, se ha generalizado  tanto en Occidente como en Oriente Internet, un medio que permite la difusión y expresión de noticias e ideas que escapan al control que hasta ahora ejercían  los de la estrella de David y sus sirvientes.
 De este modo se puede decir que las gentes están despertando, aunque sea poco a poco, de esa hipnosis a la que estaban sometidas.
 Es así que las noticias no pueden ser ocultadas ni pueden evitar que las manipulaciones sean puestas a la luz, dado que las redes las extienden de modo imparable, igualmente ocurre con los estudios e investigaciones que ponen de manifiesto los planes, las estrategias y las falsedades que se esconden detrás de acontecimientos que antes eran ocultados o manipulados.

Dado que internet acaba con la ignorancia  y con la manipulación que permitía a la élite sionista y masónica llevar a cabo la estrategia prevista para implantar ese Nuevo Orden Mundial que tanto anhelan, los intentos para acabar con internet, o al menos con la libertad de comunicación en la red, son cada vez más fuertes.
Sujetos de gran importancia e influencia como puede ser  Jay Rockefeller, grupos como  la todopoderosa ADL, el club Bilderberg e incluso el G-8, por no hablar del Estado sionista-terrorista de Israel  se han mostrado abiertamente favorables a la censura y control de internet.
Todos ellos buscan acabar con este cauce de libertad informativa y de opinión que permite que la población disponga de información y opiniones no intervenidas, tratan de eliminar ese espacio de libertad que pone en riesgo la estrategia de engaño y las pautas que llevan a la esclavitud del Nuevo Orden Mundial.
Vamos a desgranar los planteamientos y declaraciones de cada uno de los grupos y personas a las que hemos hecho referencia.

Comenzaremos por las declaraciones realizadas por Jay Rockefeller, bisnieto del magnate petrolífero John D. Rockefeller e hijo de John D. Rockefeller III.
                               


Este Rockefeller declaró  que “el internet nunca debió haberse inventado” y que  “internet es un problema”, pero yo me pregunto, ¿un problema para quién y para lograr qué ?
Si nos referimos a esa todopoderosa organización sionista que es la liga antidifamación (ADL por sus sigla en inglés) , hay que señalar que en su página oficial se puede ver como proponen una serie de cuestiones para combatir lo que ellos han dado en llamar ciber-odio, señalando que “ urgimos a los miembros de la comunidad virtual, entre ellos a los proveedores de internet, a la sociedad civil, la comunidad legal y la académica a manifestar su apoyo para este movimiento y publicitar sus esfuerzos independientes para contrarrestar el ciber-odio.
Dentro del tema que la ADL  consagra a lo que llaman “ciber-odio”, en el capítulo dedicado a los proveedores el punto tres señala textualmente: “ los proveedores deberían proporcionar mecanismos y procedimientos para hacer una denuncia de contenidos odiosos”, y en el punto cinco de este mismo capítulo, a modo de complemento represivo se puede leer:” Los proveedores deberían ejecutar cualquier sanción necesaria según sus términos de servicio de una manera consistente y justa”.
En el número dos del capítulo dedicado a la comunidad virtual puede leerse:”  La comunidad virtual debería identificar, implementar y/o fomentar estrategias útiles de contra-discurso. Inclusive las respuestas directas…”
Hay que señalar que para los judíos sionistas en general y para la ADL en particular, cualquier afirmación que desenmascare las acciones criminales en Palestina, apoye o difunda el boicot a productos israelíes o ponga de manifiesto cuales son las estrategias de dominación  del NOM por ellos dirigidos formarían parte de ese ciber-odio del que tanto hablan.

                                                             





El Club de Bilderberg ha considerado durante los últimos cinco años como tema fundamental todo lo referente a internet, considerándolo como uno de los sistemas fundamentales para controlar a la población en el 2050. El periodista danés Aaron Dikes señaló en su portal Trutnstream Media: “El fin de la privacidad, la era del denominado Big Data y el surgimiento de los dispositivos como internet son hitos en su plan ya en curo para establecer el control social y que está tomando forma y tomando forma en los encuentros anuales de Bilderberg.
Es decir, que Bilderberg trata de que se utilice internet en tanto sirva como medio de control de la población.

                                                         


A todo lo hasta ahora señalado habría que añadir que la Unión Europea y Facebook están aunando esfuerzos para combatir el contenido extremista y “de odio” (ya sabemos que se esconde tras esos términos) en la red. Facebook invertirá más de un millón y medio en fondos de marketing para poner freno al “extremismo”, contenido no controlado por la élite diría yo, que estos últimos años ha crecido con mucha fuerza dentro y fuera de la red. Todo esto significa que tratan de frenar lo que se les escapa de las manos y que está teniendo efecto en una parte cada vez mayor de la población.
Según declaró Sheryl Sandberg, responsable de Facebook: “ con esta nueva iniciativa podemos entender mejor los desafíos que plantean declaraciones extremistas en internet y responder mejor ante ellas. Juntos podemos asegurarnos que e escucharán las voces de la paz, de la verdad y de la tolerancia”.
 Bonitas palabras que esconden la intención de censurar todo aquello que quienes dominan Facebook consideran alejado de la verdad y de la tolerancia, juicio tan subjetivo que terminará por condenar al silencio cualquier opinión o información alejada de su visión de dominio sionista total y de la criminal realidad del “pueblo elegido”.
Un ejemplo de la ambigüedad que se esconde tras esas bonitas frases la podemos ver en las palabras que el año pasado dijo el sionista presidente de Israel Benjamín Netanyahu: “ Eliminar las páginas de internet que niegan el Holocausto. Cancelar los resultados de búsquedas que propugnan  el odio (por ejemplo, una búsqueda del término “judío”  redirige a páginas antisemitas!.
“establecer en cada país un organismo para hacer cumplir la legislación y exigir a los proveedores de internet que hagan cumplir sus reglas contra el alojamiento de contenidos de odio”.

                                                              

Tanto en las declaraciones de la ADL como en las de la responsable de Facebook como en lo dicho por Netanhahu se puede ver como utilizan el término odio y delitos de odio para referirse a todo lo que vaya contra el sionismo y contra la política judía, independientemente de que pueda ser criminal. Tampoco permite que se ponga en duda o ni siquiera sea investigada la cuestión del Holo-cuento.

                                                             


Ahora trataré de dar a conocer los significados de los menajes que nos aparecen cuando no podemos  acceder a alguna página.
-Cuando no podamos entrar a una página y el navegador nos indique error 45, significa que este sitio está bloqueado y no caído como con otros errores.
                                                                           
-El que más nos encontraremos es el  Error   451,  significa que es una web bloqueada por tu servidor de internet.

                                                              
El Error 403 se referiría a lo prohibido por cualquier causa.
Mientras que Error 451 se referiría a lo censurado.

                                                          



Además de todo esto nos encontramos con que  en las legislaciones de los países occidentales se están incluyendo supuestos penales referidos a “delitos de odio”, que se refieren primordialmente a los ataques  de opinión o de palabra contra los judíos en general y los sionistas en particular. Poner en duda la veracidad del holocausto es punible en España y siendo imputado el sujeto por genocidio. ¡¡¡Viva la libertad de expresión!! .

No hay comentarios:

Publicar un comentario