viernes, 6 de noviembre de 2015

Rothschild y la secesión catalana.


                                             

Existe una relación más que cierta entre los Rothschild y el proceso de secesión de Cataluña.
 Como podremos ver, los hilos que anudan  esta relación son muy fuerte, y es a esto a lo que vamos a hacer referencia.
Pero antes de iniciar esta exposición creo preciso señalar que para que la familia Rothschild  obtenga suculentos beneficios en Cataluña en particular y en España en general precisan del “choque de trenes” derivado del proceso secesionista, lo cual provocará esa desestabilización en la que tan bien ha sabido moverse esta familia de usureros judíos: han sabido obtener beneficios de las guerras, muchas de ellas las han instigado y provocado ellos mismos, y de crisis económicas que han provocado sufrimiento, sangre y muerte.
Lo que en esta entrada se pretende mostrar es que individuos al servicio de la banca Rothschild colaboran para que esta desestabilización se produzca en España, para lo cual colaboran con el movimiento secesionista, buscando que este triunfe conduciendo a  un  “choque de trenes” y a la subsiguiente desestabilización, que posteriormente aprovecharán para obtener suculentos beneficios.
Eso sí, ellos tratarán por todos los medios de que su actuación quede fuera del conocimiento judicial, político y general (tal y como han hecho siempre).

Realizada esta, llamemos introducción, pasamos a presentar los datos que van a  poner de manifiesto  la intervención y colaboración de estos banqueros con el movimiento secesionista catalán.

Hace dos semanas estuvo en Madrid el presidente del banco Rothschild, David de Rothschild,

                                                    

 supuestamente para interesarse por la situación política de España y para ordenar a sus abogados españoles que investigasen si el reciente registro policial del domicilio de Carles  Villarrubí, su representante para España, en busca de pruebas de un supuesto pago de comisiones a la familia  de Jordi Pujol Ferrusola, del que Villarrubí es íntimo amigo, puede afectar a la reputación del banco.

                                                      


Carles  Villarubí fue consciente de esta posible afectación y de modo inmediato presentó un recurso contra la resolución judicial, solicitando que se respetase su persona y se preservase la reputación de las empresa con las que colaboraba y representaba.

Dado que Carles Villarrubí representaba a semejante poder y tenía relaciones con los Pujol y con Convergencia Democrática de Cataluña (C.D.C) la Generalidad lo nombró Secretario General de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, la actual TV3, después pasó a ser Director de la Entidad Autónoma de Juegos y Apuestas.
Es también de destacar que  Villarrubí es vicepresidente del Futbol Club Barcelona, que se ha señalado por un secesionismo militante.
Ahora bien, como el dinero hace extraños compañeros de cama, mantiene excelentes relaciones con Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de A.C.S.

                                                   
     


Cuando llegaron los tiempos del interesado idilio entre la Moncloa y la Generalidad Villarrubí fue colocado en los consejos de administración de Telefónica y Antena 3, esto ocurrió en el año 1996.

Carles Villarrubí  es asesor de primer nivel del Banco de España, un cargo supuestamente independiente, curioso cuando se encarga de los negocios de la entidad Rothschild para Cataluña.

                                                      


                                                    


La repercusión internacional que tuvo la pitada al himno por parte de la afición del Barcelona F.C., y la posterior sanción de la U.E.F.A., hizo que David de Rothschild se interesase  por el asunto en cuanto pudiera afectar a la reputación del banco. Pese a las disculpas y explicaciones de el vicepresidente del Barcelona seguramente Villarrubí tenga sus días contados al servicio de la banca.

De la misma manera que la secesión catalana podrá servir para que los Rothschild obtengan pingües beneficios aprovechando las aguas revueltas, también resulta un paso que servirá para alcanzar el objetivo de implantar un Nuevo Orden Mundial, plan al que los Rothschild no son para nada ajenos.

 Para lograr la implantación de ese N.O.M. se precisa acabar con los estados-nación, privándoles de soberanía y desmembrando sus territorios. El tema de la pérdida de soberanía ya se ha logrado mediante la inclusión en la U.E. y la O.T.A.N., y  para el tema de la desmembración territorial  y política está la secesión catalana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario