miércoles, 21 de junio de 2017

Los niños yemeníes secuestrados por Israel.




                                                                               


En esta entrada voy a referir un episodio histórico hasta ahora desconocido, un episodio en el que si los judíos hubiesen sido las víctimas, y no los criminales verdugos, sería conocido a nivel mundial al haber sido publicitado mediante películas lacrimógenas, series juveniles, documentales e incluido en los libros escolares o universitarios de historia.

 Pero como las víctimas no son miembros del “pueblo elegido” todo lo ocurrido ha estado y continúa estando sometido al mayor de los silencios, es decir censurado.
Dar a conocer esta información automáticamente lleva a tildar de antisionista, antijudío  o más generalmente antisemita (aunque las víctimas también eran semitas) al que habla de este episodio histórico.

Pero por mucho que el pueblo judío se quiera presentar como una víctima ante el mundo, la comunidad judía, no es la única ni la principal víctima de la humanidad, la verdad histórica nos muestra que en no pocas ocasiones esta comunidad ha sido la causante del sufrimiento de  una gran parte de la humanidad.

Este hecho histórico al que nos vamos a referir es uno de esos episodios en los que los judíos, lejos de ser víctimas son los victimarios. Un hecho histórico voluntariamente ocultado y pasado por alto tanto por Hollywood como por la comunidad de historiadores y la prensa esclava del sistema. 



Pero comencemos a relatar el hecho al que nos vamos a referir.

Hace unas semanas el periódico israelí de ámbito local “Israel Hayom”
                                                              

refirió que a finales de los años cuarenta del pasado siglo, coincidiendo con la creación del Estado judío en Palestina en 1948, el régimen de Israel realizó exámenes médicos a niños yemeníes sin contar con el consentimiento de sus padres para experimentar con ellos, varios de esos niños habrían fallecido como consecuencia de tales "exámenes". De la misma manera a los niños que fallecieron se les realizó la autopsia sin el permiso de los padres.

                                                             


Según explica el señalado diario, las autoridades israelíes dieron orden de robar los niños al nacer o secuestrar a los niños de corta edad cuando estos enfermaban, siendo llevados a hospitales donde los médicos o las enfermeras comunicaban a los padres que sus hijos habían fallecido, aunque sin aportarles certificado de defunción alguno ni mostrarles la tumba donde supuestamente se encontraban los cuerpos de sus hijos.

Según indican los informes que hizo público el periódico israelí la mayoría de los niños yemeníes y árabes, conocidos como mizrahies que sobrevivieron a esos “tratamientos” fueron entregados a familias   judías ashkenazíes (procedentes del Centro y Este de Europa).

El mismo periódico publicó fotografías de los niños yemeníes  que habrían sido sometidos a los experimentos médicos.

                                                                    


Con fecha anterior a esta publicación del diario Israel Hayom otros medios también israelíes detectaron que otros 733 niños también desaparecidos habían fallecido.

Hay que señalar que estudios e investigaciones de algunas O.N.G.s dieron a conocer que hasta el año 2017 otros 800 menores habían muerto en circunstancias parecidas a las antes señaladas.

 Pero no se pueden pasar por alto las reiteradas acusaciones de robo de menores en distintas catástrofes naturales en las que actuaban supuestos equipos de salvamento del Estado judío. En Tibet, Turquía, Haiti,etc. fueron acusados de hacerse con menores huérfanos  para utilizarlos en el mercado de órganos o para darlos en adopción a familias de Israel.

                                                                 


Todo esto sin entrar en el tema del Sacrificio Ritual Judío con niños cristianos, llamado por ellos libelo de sangre.

                                                             






Pero seguirá habiendo gente entre nosotros que defienda a Israel como muro de contención del mundo musulmán, cuando el mayor enemigo está en ese Tel-Aviv que provoca la división en la zona, apoya al ISIS y como seguidora del Talmud es cristófoba.
Muchos medios árabes señalan que en la guerra de agresión que ahora libra Arabia Saudí, aliada de Israel, con Yemen el pago a la colaboración de inteligencia y al apoyo militar judía sería  entre otras la aportación de menores yemeníes.

martes, 20 de junio de 2017

La mentira de la nación de naciones.



                                                                         



Tras la elección de Pedro Sánchez como Secretario General del Partido Socialista Obrero Español la dirección del primer partido de la oposición presenta, como supuesta solución al gravísimo problema secesionista catalán que padecemos, una novedosa articulación de la organización territorial de España, una concepción de España que es en si misma contradictoria.

                                                         


 Me estoy refiero por supuesto a la tan traída y llevada frase que considera a España como una “nación de naciones”.

 En primer lugar, hay que señalar que hablar de nación de naciones es una contradicción en si mismo, puesto que la nación es una unidad , una realidad histórica, de sangre y de destino. En ella caben realidades que la conforman, como las regiones, comunidades, culturas o realidades diferenciales marcadas por realidades lingüísticas, culturales, folklóricas e incluso telúricas.

Pero todas esas realidades no marcan por si mismas una realidad nacional, ya que la historia, la sangre y el destino común es la que concede la categoría de nación.

Se nos pretende engañar hablando de una nación de naciones cuando la realidad nacional es sólo una, la de España, se nos miente al confundir la diversidad de nuestra nación con una suma de naciones distintas.

                                                    




Y no creo que sea una casualidad, no creo en las casualidades en política, que ahora que España se enfrenta con el mayor ataque contra la pervivencia de la misma nación y su continuidad histórica se generalice esta memez. Con esta estupidez de que España es una nación de naciones se está dando un balón de oxígeno a los secesionistas pues se está diciendo públicamente que Cataluña es una nación.

 El peligro deriva de que en acuerdos internacionales de las Naciones Unidas, suscritos por España, se reconoce que toda nación tiene derecho a un Estado. Luego se están poniendo los cimientos para que los secesionistas avancen hacia la secesión y adquiera entidad de Estado y que este sea reconocido como Estado independiente por la comunidad internacional.

La situación por la que en estos momentos atraviesa nuestra patria es de tal gravedad que los actuales gobernantes no pueden continuar manteniendo este silencio, cobarde y traidor. Tan solo afrontando los ataques contra la Unidad nacional y frenando a los secesionistas y a quienes con ellos colaboren se podrá impedir que España se rompa y sólo actuando sí podrán dejar de ser traidores y cobardes quienes hasta ahora se mantienen de brazos cruzados. Y que decir de aquellos que se escudan en la obediencia para incumplir los juramentos realizados, esos uniformados no merecen llevar siquiera el uniforme y tan sol el desprecio merecen.

                                                        




Pero desgraciadamente  tengo muy pocas, por no decir ninguna, esperanza en la reacción de nuestras autoridades  civiles o militares, puesto que han permitido que el término nacionalidades ensucie nuestro ordenamiento jurídico, han callado cuando se quemaban banderas nacionales y no han movido un dedo cuando a una parte de españoles se les impedía hablar o rotular en español , pero mi pesimismo no es gratuito puesto que de las bocas de esos estómagos agradecidos no ha salido una palabra de protesta ante la  ruptura de la Patria.

                                                                                     




                               ¡¡¡VIVA LA UNIDAD DE ESPAÑA!!!



                                     ¡¡¡CATALUÑA ES ESPAÑA!!!

sábado, 17 de junio de 2017

¿Qué sucedió de verdad con el héroe del monopatín?



                                                                                           


La muerte-asesinato en Londres de Ignacio Echevarría, ya conocido como “el héroe del monopatín”, presenta tal cúmulo de aspectos oscuros y contradicciones que más que levantar dudas respecto a la versión oficial, directamente nos lleva a considerarla como falsa y plantearnos otra.

                                                                               

En primer lugar vamos a señalar las contradicciones y aspectos sospechosos a los que nos hemos referido:



1.- El tiempo, exagerado, que tardaron las autoridades británicas en confirmar a las familias y a la opinión pública que Ignacio se encontraba entre los fallecidos. Nada más y nada menos que cuatro fueron los días que tardaron en hacer público su fallecimiento. Recuérdese que en cuestión de horas fueron identificadas más de 70 personas tras el atentado del 11M, estando los cuerpos afectados por hondas explosivas, por metralla y habiendo sufrido la acción del fuego. Por mucho que se nos diga que el retraso fue debido a los protocolos de la policía y de la justicia británica no tiene sentido puesto que tras el caso del atentado de Manchester las víctimas fueron rápidamente identificadas e incluso los terroristas que se hicieron explotar lo fueron.

2.- No haber permitido a los familiares durante esos días verificar visualmente si entre los fallecidos se encontraba su familiar.

3.- Haber sido realizada la autopsia del cadáver exclusivamente por un forense oficial   británico, sin la asistencia de ningún forense independiente encargado por la familia o por la legación diplomática española.

4.- Haciendo referencia también a la autopsia hay que añadir que una vez llegado a España al cadáver de Ignacio no se le realizó una segunda autopsia por parte de las autoridades españolas para de ese modo corroborar los resultados de la realizada por las autoridades británicas.

5.- Las declaraciones realizadas por los familiares del finado dos días después de haber regresado a España señalando que Ignacio no fue asesinado defendiendo a una mujer que estaba siendo acuchillada por los terroristas como hasta entonces mantuvieron, sino que fue apuñalado intentando salvar a un policía que estaba siendo acuchillado. Declararon que habían mantenido la versión falsa por miedo (¿?) a que Ignacio pudiese sufrir algún tipo de agresión por parte de los terroristas aún no detenidos.

6.- Falta de concordancia entre las declaraciones de la familia cuando ya había regresado a España y la de los amigos que acompañaban a Ignacio durante el incidente que le costó la vida.



La información que ahora se va a aportar no es para nada contradictoria u oscura, más bien todo lo contrario, es clarificadora desde el momento en que aporta luz respecto a lo que ha podido suceder realmente y se encuentra detrás de todo el teatro que se nos ha vendido.



Se trata de algo aparentemente trivial, pero como se verá resulta fundamental para entender que pudo acontecer esa aciaga noche londinense, me estoy refiriendo al lugar donde trabajaba y la función que realizaba en él.

Trabajaba en el BSCH ( The Hong Kong and Sanghai Banking Corporation), la función que desarrollaba era adaptar las directivas europeas  bancarias contra la corrupción, el blanqueo y la financiación del terrorismo. Vigilaba muy de cerca los movimientos de grandes cantidades de dinero provenientes de Yemen, Líbano o Arabia Saudí. Según los que lo conocieron era sumamente concienzudo, pero ante todo defendía el trabajo que estaba haciendo y los datos que conseguía sin plegarse a presiones de los directivos. Tal y como señala su amigo Paco “tiraba para adelante sin dudar con lo que consideraba justo y adecuado, era un ejemplo”.

Con todo lo hasta ahora descrito es lógico pensar que si Ignacio hubiese descubierto algún chanchullo o relación con el terrorismo por parte del Reino Unido no se habría plegado a las presiones de directivos del BSCH o de las autoridades británicas para que guardase silencio respecto a esas actividades. Se podría haber convertido en un peligro que habría de ser “neutralizado” por los servicios de inteligencia de su graciosa (¿?) majestad.



Pero esto adquiere mayor verosimilitud si tomamos en consideración que la mayor fuente del terrorismo internacional se basa en la alianza imperial anglo-saudí, alianza derivada del acuerdo Al-Yamamah suscrito por Londres y Riad en 1984.

Al-Yamamah es el mayor fondo encubierto de los servicios de inteligencia tras la segunda guerra mundial. Fondo amparado por la Ley de secretos oficiales de su Majestad y las finanzas igual de impenetrables de la City londinense, zona a la que diariamente acudía para trabajar Ignacio. Los movimientos económicos se realizarían entre la City y los paraísos fiscales extraterritoriales no regulados bajo dominio británico.

                                                                                   



El acuerdo de Al-Yamamah (que significa la paloma) es una alianza geoestratégica en la que se establece una suerte de trueque de armas por petróleo que fue negociado por el príncipe Bandar bin Sultán, entonces embajador de Arabia Saudí en Estados Unidos, y la primera ministra británica Margaret Tatcher.

                                                                                 

Debido tanto a lo opaco de las operaciones bancarias como  al hecho de que uno de los participantes, Arabia Saudí, sea uno de los países reconocidos internacionalmente como uno de los mayores apoyos al terrorismo yihadistas, es más que posible que Ignacio, dada su función en el BSCH,  descubriese los manejos de los hijos de la Gran Bretaña y se  negase a mirar para otro lado dejando que se mantuviese el status quo de apoyo al terrorismo y de utilización de paraísos fiscales existente en la City.



Llegados a este punto los que dominan las finanzas y se sirven del poder que el dinero ilegal les proporcionan no podían permitir que nadie “metiera la nariz” y pusiera en peligro el suculento a la par que vergonzoso negocio con Arabia Saudí. Dada la rectitud de Ignacio y al ver que no se plegaba ni a sobornos ni a chantajes los gerifaltes optaron por poner el asunto en manos del MI5, y es ahí donde se desarrolla toda la operación que lleva a hacer desaparecer a Ignacio. Y no olvidemos que el mejor lugar para esconder una botella es entre otras botellas, lo mismo ocurre con un muerto.

lunes, 12 de junio de 2017

El verdadero pelígro no está en Qatar, está en Tel Aviv.



                                                                             

Al igual que  lo está padeciendo ya el Reino Unido, España corre el serio peligro de ser víctima de algún ataque terrorista, peligro agravado por la crisis originada por el bloqueo internacional supuestamente antiterrorista contra Qatar, bloqueo llevado a cabo por una coalición liderada por Arabia Saudí , país este que apoyando a Daesh está sirviendo a los intereses del Estado de Israel.

                                                               


Se nos pretende hacer creer que este boicot se lleva a cabo para combatir a un país que apoya, subvenciona y arma al terrorismo, un país en el que curiosamente E.E.U.U. tiene la mayor base militar de todo Oriente Medio.  Y esto es así cuando de todos es conocido que quién realmente está llevando a cabo esa ayuda y apoyo a la violencia yihadista es Arabia Saudí a través de apoyo económico, logístico, de armamento y sobre todo proporcionándoles la base ideológica salvaje que es el wahabismo.

                                                               



Lo que realmente se busca con toda esta maniobra contra Qatar es acabar con la única potencia de la región que permite sobrevivir al demonizado régimen iraní, régimen este que nunca ha agredido a ninguna nación de la zona.

Tanto Irán como Qatar son aliados que comparten la explotación de una inmensa bolsa de gas que se encuentra bajo ambos territorios, un gas gracias a cuya comercialización común el régimen persa puede hacer frente al bloqueo internacional que padece desde hace varias décadas.

Y dado que Irán es la mayor amenaza que Israel tiene, al ser el único freno para su ilegal política expansionista, el Estado judío se ha servido de Estados Unidos y de la influencia de este sobre Arabia Saudí para bloquear a Qatar y de este modo  intentar acabar con el estado chiita.

El reino qatarí ha invertido una inmensa cantidad de dinero en el Reino Unido ( en negocios inmobiliarios y operaciones bursátiles principalmente) , hasta el punto de que una sola empresa, la Qatar Investment Authority es la dueña del 15% de la bolsa de Londres. No hay que olvidar que cualquier ataque terrorista, por muy burdo que este pueda llegar a ser, produce una gran intranquilidad y con ello una caída en la bolsa, caída que redundará en gravísimas perdidas económicas para la economía catarí.

No es casualidad que desde el inicio del bloqueo a Qatar, que siguió al viaje de Donald Trump a Arabia Saudí, los atentados se hayan centrado en el Reino Unido o directamente en Teherán.

De esta manera se pretende atacar la economía de Qatar para que este país deje de apoyar a Irán y este sucumba ante las presiones económicas occidentales dirigidas por Israel.

                                                             



Los españoles no debemos ser tan ingenuos como para pensar que todo lo descrito es algo ajeno a nosotros y que podemos vernos libres de este yihadismo low cost, puesto que de igual modo que ocurre en el Reino Unido la monarquía qatarí ha realizado sustanciosas inversiones en nuestra patria. Con todo esto no se puede descartar que se repita el mismo tipo de acciones terroristas con el fin de atacar la economía de Qatar buscando presionarle para que deje caer a Irán. La inversión que el Estado de Qatar ha realizado en España se centra en inversiones a largo plazo, habiendo invertido una cantidad que llega a los 11.000 millones de euros, se trata de inversiones que persiguen sobre todo compras inmobiliarias. Los fondos de inversión soberanos más importantes corresponden a dos fondos cataríes: Qatar Holding y Qatari Diar, pondremos como ejemplo de la fuerza de la inversión de Qatar que tan solo en el año 2011 los qataríes adquirieron el 6.1 % de Iberdrola y el 5.1 % de la filial brasileña del Banco de Santander.

                                                                                           



Lo que a mi modo de ver no se ha de perder de vista es  el interés de Israel por acabar (a través de sus aliados y esclavos yanquis, saudíes y británicos) con Irán. De este modo Israel nos está poniendo a los pies del terrorismo yihadista que de una u otra manera ellos controlan. Israel es el verdadero peligro, ni Qatar ni Irán.