martes, 22 de mayo de 2018

El poder de la élite.


                                                                                 



Como puede deducirse del absoluto silencio de la prensa española respecto a una información de suma gravedad  la cual  ha hecho pública un periódico holandés. De este silencio lo que se deduce es que la política de lo políticamente correcto y el sometimiento al pensamiento único en España está más establecido de lo que en un principio se podría suponer.
Y adelantándome a la contestación que muchos de esos periodistas estómagos agradecidos o mentes esponjas derretidas y vacíadas de todo razonamiento crítico, he de señalar que el tráfico sexual con menores es un tema cuyo tratamiento informativo no se puede circunscribir al lugar donde este se produzca, y más cuando este adquiere las dimensiones que la presente información describe.

Para entender este apagón informativo sólo cabe una explicación, y es que el buenismo que promueve el globalismo y que es parte primordial de ese pensamiento único, lleva aparejada una censura que coloca la libertad de información y la protección de la infancia muy por debajo de ese multiculturalismo que promueve la inmigración masiva e irregular y que por tanto censura  toda información que coloque en mala posición a los inmigrantes irregulares. De ahí los silencios en Alemania y Suecia respecto a las violaciones grupales cuando estas son protagonizadas por los denominados refugiados, que no son otra cosa que inmigrantes irregulares.
 Pero no es necesario irse tan lejos para encontrar ejemplos de este silenciamiento de casos de violación  cuando estas son llevadas a cabo por “refugiados” o  inmigrantes ilegales, puesto que en nuestra España casos como el de la manada de Pamplona fue tratada mediáticamente durante meses y meses, pero la violación grupal llevada a cabo en Alicante por argelinos sobre niñas de 14,15 y 17 años, una de las cuales fue secuestrada y violada durante 24 horas prácticamente han sido tan sólo recogidos en los medios locales o difundidos por periódicos digitales independientes.
Por regla general se obvia toda reseña a la nacionalidad del o de los violadores cuando es o son subsaharianos o proceden de países musulmanes.

Llegados a este momento voy a referirme a la grave información a la que he venido haciendo referencia y de la que los periodistas españoles no han dicho nada en absoluto.

La información fue publicada por el periódico holandés Algemeen Dagblad, la cual procedía de Gideon Van Aarsten de Watch Nederland, se trata de una iniciativa que en coordinación con la policía holandesa realiza esfuerzos para luchar contra la explotación sexual infantil. El citado Gideon Van Aarsten comunico al diario que según una investigación cada año más de mil niñas holandesas menores de edad son preparadas y después chantajeadas por inmigrantes para ser tratadas como esclavas sexuales.

                                                               


Sirviéndose de regalos, bebidas o drogas los denominados “loverboys”, en su inmensa mayoría marroquíes, turcos, caribeños o romaníes, casi todos inmigrantes , seducirán a la menor para que acepte convertirse en su pareja sexual antes de tomar fotografías e incluso filmar los encuentros íntimos, material que posteriormente será utilizado como elemento de chantaje con el que obligarlas a prostituirse.

                                                               




El informador señaló al periódico que “vender sexo con colegialas” es un negocio sumamente lucrativo y cada vez más extendido, puesto que se “pueden ganar hasta 800 euros diarios con una niña” pagados por los “amantes”, los cuales forman parte de redes más grandes involucradas también en el tráfico de drogas y armas ( y que funcionarán como conseguidores para grupos pederastas de la élite, añado yo).

                                                                   


Creo que ahora cualquier lector con un mínimo de moral y conocimiento comprenderá hasta que punto llega el control de los globalistas y/o grupos pederastas para silenciar en un país como España una información de este calibre.


Esta información ha sido obtenida de la página web de  Infowars, concretamente en las referencias a Europa.



Merecer la desgracia.



                                                                                 


De nuevo nos encontramos con que noticias carentes de entidad están ocultando hechos que ponen de manifiesto la gravísima situación por la que atraviesa España.
 Resulta penoso ver cómo las masas borreguiles de cerebro de esponja centran su interés en noticias que no pasan de ser habladurías de maruja mientras que dejan de lado esas otras informaciones realmente fundamentales para nuestra patria y para todo Occidente.
Puede ser que haya sido voluntaria o involuntariamente, creo que ha sido intencional, pero lo único cierto es que se ha creado una suerte de cortina de humo que ha servido para ocultar lo realmente importante.
Todo el mundo habla de la compra por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero de una mansión por una elevada suma de dinero, de la boda en Gran Bretaña del Príncipe Harry, de las últimas meteduras de pata de la reina Letizia o del micromachismo que son los piropos.

                                                           



Ahora bien, los borregos sometidos a la dictadura de lo políticamente correcto que los medios propagan son muy responsables de centrar su interés en patochadas intranscendentes a la par que obvian todas esas informaciones y noticias que realmente ponen de manifiesto la gravedad de la situación por la que en la actualidad estamos atravesando.


Es realmente triste a la par que decepcionante escuchar como las noticias que centran la conversación de un grupo de amigos o los wasaps que en los grupos se envían se centran en la incongruencia de la compra de un chalet, en un bodorrio en la pérfida Albión o en las últimas detenciones practicadas por la U.C.O.
Ha sido una cuestión la que me ha hecho plantearme seriamente todo esto a lo que acabo de hacer referencia. Fue esta mañana, cuando en un diario digital vi imágenes de ciudadanos que se enfrentaban físicamente a cuenta de unas cruces amarillas que miembros de los Comités de Defensa de la República colocaban en la playa de Barcelona como forma de protesta por los políticos independentistas presos.

                                                             


                                                                 
Pero al igual que este suceso y todo lo que él pone de manifiesto, como es el peligro de ruptura de la unidad nacional o el riesgo cierto de enfrentamiento civil en Cataluña, deberían ser centro del interés y de los comentarios la más que segura llegada a nuestras costas este verano de millares de inmigrantes sin control procedentes del África subsahariana, de una zona donde una epidemia de ébola está acabando con centenares de vidas y el peligro de que esta epidemia pasase de África a la península.

                                                         



Pero todo parece igual para esa gran mayoría inconsciente que nos rodea, sigamos pendientes de las memeces del sálvame, de los cotilleos de supervivientes, de la casa de Pablo Iglesias o de los bodorrios de los hijos de la Gran Bretaña.

No hay peor desgracia que merecer la propia desgracia, y esa desgracia es la nuestra, puesto que la merecemos.

lunes, 21 de mayo de 2018

"El pueblo elegido" manda.



                                                                             


Días después de la celebración en Lisboa del Festival de Eurovisión 2018, el dibujante Dieter Hanitzsch publicó en el afamado diario alemán Süddeutsche  Zeitung, en el que trabajaba,  una caricatura en la cual retrató al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu con un misil en la mano y vestido como la representante israelí Netta Barzilai que había ganado el certamen europeo. En la caricatura dice: “El año que viene en Jerusalén”.

                                                             

La publicación generó controversia en las redes sociales y en los medios de comunicación alemanes al punto de ser calificada la referida caricatura de antisemita, lo que llevó al editor jefe del Süddeutche Zeintung a pedir perdón al día siguiente por la imagen publicada, aunque Dieter Hanitzch se negó a pedir disculpas por su obra. Hay que señalar que una semana antes el autor de la caricatura había realizado en la misma publicación otra con tintes políticos con la figura del primer ministro turco Recep  Tayyip Erdogan, y en ese caso no se levantó controversia alguna ni el editor pidió perdón por haberla publicado.
Pese a ello el caricaturista Dieter Hanitzsch fue despedido de su trabajo en la publicación.

                                                                

Después de su despido el caricaturista, que tiene 85 años, declaró que con su caricatura quería poner de manifiesto y criticar la utilización de Netanyahu del Festival de Eurovisión en favor de sus propios intereses, acusándole de abusar de la victoria de su cantante.
Esta noticia, que ha pasado prácticamente desapercibida, nos permite ver como la libertad de prensa y de expresión se encuentra sometida totalmente a la mayor de las censuras cuando se toca de alguna manera, aunque sea de modo humorístico y sin faltar a su dignidad, cualquier cosa que tenga que ver con los judíos o con el Estado de Israel.  

                                                                     

Pero de este hecho que acabamos de referir tenemos que sacar una conclusión más, y es que precisamente ese poder es el que ha hecho que ninguna voz se haya levantado en defensa de la libertad de expresión del caricaturista despedido. Tal es el poder judío y tan grande el complejo de culpa que han logrado inocular en Occidente cuando en estos mismos momentos es el Estado de Israel el que asesina  y tortura en Palestina a civiles desarmados.


                                                                


domingo, 20 de mayo de 2018

El holocuento se viste de parque de atracciones.






Una gran parte de la población mundial, especialmente  esa que más machacona y vergonzantemente ha sido golpeada por la propaganda que la ha llevado a creer en la realidad de ese mito que es el “holocuento”, poco a poco va despertando y empieza a considerar la falsedad del denominado holocausto, comenzando a verlo como lo que realmente es, un negocio sionista que ha buscado, y la mayor parte de las veces conseguido, crear en la población occidental un complejo de culpa tal que les llevase a justificar o al menos guardar silencio ante los crímenes que los miembros del “pueblo elegido” llevan  décadas realizando en Oriente Próximo.


Lo segundo que han conseguido, consecuencia del anterior logro, ha sido la implantación en Palestina del Estado sionista de Israel.
Creación este se ha llevado a cabo con el beneplácito y silencio culpable de una comunidad internacional constreñida por un complejo de culpa tal que veía en cualquier crítica, aunque esta estuviese perfectamente justificada, un ataque a las pobres víctimas de ese supuesto holocausto del que toda la humanidad, menos los judíos claro, habría sido en gran parte responsable.

Lo único cierto es que una parte cada vez mayor de la población occidental va despertando de la mentira a la que durante décadas ha estado sometida, y es que las incongruencias, las falsedades y los engaños han ido saliendo poco a poco a la luz pública, en gran parte merced a que una información que hasta hace unos años había sido absolutamente ocultada ahora es difundida gracias a internet y los medios digitales libres.
Pero a estas razones habría que añadir el hecho de que la opinión pública ha comenzado a dejar de lado el complejo de culpa que tan fuertemente les atenazaba, y lo ha superado al ver como las supuestas víctimas  son los criminales  verdugos que un día si y otro también  asesinan mujeres y niños palestinos y mantienen en campos de concentración, como son Gaza y la mayor parte de los territorios ocupados, a esos que expulsaron de sus tierras y en las que han impuesto por medio del crimen y el terror su Estado.

                                                           



Consecuencia de todo esto no ha sido tan solo que una gran parte de la población mundial haya cambiado diametralmente su concepción respecto del supuesto holocausto, si no que la supervivencia misma del Estado de Israel se ve comprometida a medio y corto plazo  debido a que su poder económico y financiero de presión ha perdido fuerza, a que su guardaespaldas, E.E.U.U., por la presión de sus población ya no quiere seguir haciendo sus guerras y poniendo muertos al servicio de su cruel causa, a ese boicot internacional que cada vez se extiende más y más entre la población del planeta y al peligro militar cada vez mayor de unos países como Irán o grupos como Hezbollá que ya no están sometidos a un poderío militar judío que hasta ahora resultaba aplastante.

Ante esta situación la contestación sionista no se hecho esperar en todos y cada uno de los campos en los que se ha visto sus intereses amenazados.
En cuanto a lo que se refiere al desarrollo de un movimiento de historiadores e investigadores que desde la investigación de datos de cuestionamiento histórico desde los datos y documentos ponen en duda el dogma del holocausto los denominados revisionistas han sido combatidos de varias formas, en primer recurrieron a la difamación y al desprestigio de esos historiadores, muchos de ellos judíos, posteriormente fueron represaliados académicamente e incluso agredidos físicamente.
En la actualidad han optado por la aplicación de una legislación que sanciona económicamente e incluso encarcela a todo aquel que osa negar o poner en duda el mito del “holocuento”, basándose para ello en acusaciones tan peregrinas como que al realizar esas afirmaciones o manifestar ciertas dudas histórica están promoviendo el genocidio o auspician el odio racial.

                                                       
     



Del mismo modo atacan esta cada vez mayor negación y puesta en duda del mito del holocausto por una parte cada vez mayor de la población occidental incrementando la publicidad y el adoctrinamiento hasta niveles enfermizos.
 Lo hacen  aumentando el número de películas, documentales, libros pseudohistóricos e incluyendo en películas y series no referidas al “holocausto”  mensajes subliminales y referencias al tan manido holocuento, siempre aparece algún bonachón anciano judío, algún alemán malo, cierto superviviente de un campo de concentración o como en la serie v donde los malos tenían un símbolo que recordaba a la cruz gamada o en la guerra de las galaxias donde los malos llevaban cascos que recuerdan a los que el ejército alemán utilizó en la segunda guerra mundial.

                                                       




Para lograr que estas dudas y negaciones respecto al mito de los seis millones aniden en la mente de las nuevas generaciones recurren a hacer obligatorias ciertas lecturas como el demostrado falso “diario de Ana Frank”, así como incluir entre las actividades lectivas la visión de películas que muestren la lacrimógena “verdad” del pueblo judío en los campos de concentración alemanes durante la segunda gran guerra.
Pero estos sionistas victimistas se dan cuenta que incluso con estos lavados de cerebro a los que llevan décadas recurriendo no consiguen frenar la corriente negacionista que se extiende por todo Occidente y gran parte del mundo.


Ante la realidad de que los métodos antes mencionados no habían sido útiles para poner freno a la marea negacionista que tanto les aterroriza han decidido dar una vuelta de tuerca más a sus métodos, con lo que entran en una deriva que como podrá comprobarse es como mínimo ridícula.  
Es así que el director judío de cine Steven Spielberg, especializado en películas de ciencia-ficción como: E.T., Parque Jurásico o La lista de Sichindler,

                                                           





 ha propuesto una expansión de la educación obligatoria del holocausto y, no es broma aunque lo pueda parecer, pidió al gobierno de los Estados Unidos que crease miles de parques temáticos del “holocausto”, en sus palabras: “ Básicamente serían como Jurassic Park, llevándote al pasado y aterrorizando las luces de tu vida”, añadiendo que en lugar de dinosaurios asesinos, los parques presentarían androides nazis impulsados por IA (Inteligencia Artificial) que rodearían a los visitantes, les quitarían la ropa y los llevarían a cámaras de gas ultra realistas, según Spielberg “la mejor manera de asegurarse de que ningún estadounidense jamás olvida el holocausto, ni siquiera por un milisegundo, es desnudar a toda la población y llevarlos a todos a las cámaras de gas”. “¿Y qué mejor manera de hacerlo que utilizando es institución esencialmente estadounidense, el cursi parque temático, promovido por ese desagradable y antisemita Walt Disney?, después de todo los parques temáticos y otras experiencias de inmersión schlocky como mis películas son donde los amigos obtienen lo que aprueba para la educación”.

A preguntas de un periodista Spielberg manifestó que los parques temáticos referidos tendrían que implementarse como un entretenimiento obligatorio: “Todos los estudiantes de secundaria en Estados Unidos deberían pasar un año estudiando el holocausto. Se les asignarán las principales defensas de la versión oficial sagrada, a saber, negando la historia por Shermer y Grobman y negando el holocausto por Lipstadt junto al debate del holocausto por Thomas Dalton. Luego los estudiantes serán transportados en autobús a un parque temático del holocausto cercano, serán desnudados y conducidos a cámaras de gas que emitan ciklon B real (¿?).

                                                               



Refiriéndose al tema, Spielberg señaló que las negociaciones están en curso con Jared Kushner quién espera vender el 666 de la quinta avenida y usar las ganancias para financiar una nueva versión erótica de la Lista de Shindler.

                                                                 


Todos estos datos han sido obtenidos de la publicación norteamericana Veterans Today, no habiéndose eco del mismo ninguna publicación nacional para poner de manifiesto tamaño dislate.

Esta es una muestra del grado de manipulación y desvergüenza al que son capaces de llegar los sionistas con tal de mantener vivo el mito de los seis millones que tantos   beneficios económicos y políticos les ha aportado.
Del mismo modo pone claramente de manifiesto el silencio cobarde que la prensa internacional mantiene por seguir recibiendo el plato de lentejas.